Cómo puedo ayudarte

¿Cambiarlo todo para que nada cambie?

A menudo queremos cambiarlo todo para que nada cambie, nuestro cuerpo y nuestra mente son adictos a lo conocido.
Sea bueno o malo para ti es lo que menos importa, lo que importa es el estado homeostático en el que estás acostumbrado a vivir y eso no va a querer cambiar tan fácilmente, así que aparecerán mil obstáculos y autoengaños para intentar cambiarlo todo para que nada cambie en el fondo. Justamente esto es lo primero que verás conmigo y si ya no quieres pasar esta primera barrera mejor ni empezamos.
Después de veinte años de experiencia clínica y con más de 35000 sesiones clínicas a mis espaldas he perdido el entusiasmo de los primeros pasos, donde guiada por el deseo de ayudar aguantaba infinidad de sesiones estériles que sólo servían para consolar y dar esperanza, pero que no producían un verdadero cambio.

¿O cambiar y transformar tu vida?

Conmigo tu vida va a cambiar y tus relaciones van a cambiar porque tú vas a cambiar, si estás dispuesto a ello ¡Adelante!
Estaré encantada de acompañarte en el viaje hacia ti mismo Seguramente el viaje más emocionante e inolvidable que harás en toda tu vida Y es que justamente así es como vivo las sesiones, como un viaje que se va transitando sobre la marcha mientras el caso va desplegándose ante mi mirada abierta, neutral y holística.
A pesar de haber estudiado muchísimas teorías y técnicas, que más adelante te contaré, siempre me inunda la sensación de estar frente a un gran misterio cuando afronto un caso, y es que cada uno de nosotros somos un universo entero por descubrir!
Así que, lejos de intentar encajar una teoría, un protocolo o una técnica a tu caso, disfruto viendo cómo va desplegándose ese gran universo que eres y cómo entre los dos vamos observando y entendiendo lo que te ocurre y el porqué eres como eres.
Vamos creando sesión a sesión un lenguaje común, sin dar por sentado que lo que yo entiendo por tristeza, ansiedad o miedo es lo mismo que entiendes tú.
Y por supuesto sin olvidarnos de tu cuerpo porque es ahí donde queda registrado el trauma y por mucho que descubramos la raíz de tu problema si no borramos la huella que ha dejado en tu cuerpo de nada servirá porque se reactivará tarde o temprano.

¿Cómo va a ser ese viaje hacia ti mismo?

Pues empezaremos con dos o tres sesiones diagnósticas en las que me dedicaré a explorar tu vida y a ponerme en tu piel. Guiada por todo el saber acumulado tanto en el campo del psicoanálisis como de la psicosomática y por mi intuición llegaremos a la raíz de tu síntoma o de tu problema y a partir de ahí diseñaremos un plan de trabajo que irá desplegándose durante el viaje porque sesión a sesión seguiremos descubriendo y entendiendo aspectos que necesitarán de nuestra atención.

¿Cómo trabajaremos una vez descubierta la raíz?

Pues depende de lo que encontremos quizás necesitemos trabajar recuerdos traumáticos con SHEC (Sincronización de Hemisferios cerebrales), TEBB (Técnica de Estimulación Bilateral Bakaikoa), EFT (Emotional Freedom Technique) o ICV (Integración del Ciclo Vital).
Quizás necesitemos hacer un Análisis Transgeneracional si resulta que la raíz está en tu ancestros y entonces trabajaremos con la ayuda de PNL (Programación Neurolingüística), con meditaciones y visualizaciones. Quizás necesitemos entrenarte en Pranayama (técnicas de respiración) o enseñarte ejercicios sencillos de yoga para trabajar sobre algún aspecto importante a reforzar. Quizás necesitemos variar tu alimentación. Quizás precisemos de alguna sesión para re-equilibrar tu campo electromagnético con técnicas más energéticas.
Y seguro que trabajaremos con tu niño o niña interior para recordarle que no está solo y que puede contar con el adulto en el que te has convertido, un adulto comprometido consigo mismo para dejar de repetir patrones que conducen al sufrimiento de sobra ya conocido.

Un traje a medida para ti

El arte de la psicoterapia consiste en crear un traje a medida para cada caso, en saber escuchar no sólo lo que se dice sino sobretodo lo que no se dice.

Es saber decir lo que toca decir y saber no decir lo que no toca.
Es reconocer los tiempos adecuados para cada uno y ayudar a que seas tú quien vaya descubriendo lo que necesita ser comprendido y asimilado para salir del lugar en el que estás.
Así que si quieres una mirada clínica basada en años de experiencia y una mirada libre de prejuicios y protocolos, pero con todo el bagaje aprendido a mis espaldas. Si quieres una mirada dispuesta a verte de verdad y ver todo tu potencial, y si estás dispuesto a asumir la responsabilidad de tu proceso y a soltar para que el cambio sea posible…entonces sí has encontrado la persona correcta para acompañarte y estaré encantada de hacerlo.

Ir al contenido